Spanish Catalan English

Contactar por e-mail facebook twitter canal youtube

Qué es el mal de la rodilla del corredor

Viernes, 03 de JUNIO de 2016 10:42
Publícalo en tu red social!

Los corredores tienen algunas afecciones que aparecen en el cuerpo debido a la práctica de este ejercicio que usa, sobre todo, las extremidades inferiores para poder ejercitar la actividad. Y, entra las partes más afectadas, la rodilla es una de ellas ya que se trata de una articulación muy voluminosa y que, además, es muy vulnerable ya que se la considera "inestable" porque la tibia es plana y el hueso del fémur tiene forma elíptica; la estabilidad de esta articulación, pues, viene dada por otras estructuras que se encuentran en esta zona como los ligamentos, los meniscos, la rótula y los músculos.

En este post de Tecnopeu vamos a hablarte sobre uno de los problemas más comunes que hay en los corredores y que se llama comúnmente con el nombre de "rodilla del corredor" pero que a nivel médico puede hacer referencia a varias afecciones relacionadas con la salud de esta parte del cuerpo.


¿Qué es la rodilla de corredor?

Cuando se diagnostica que una persona padece "rodilla del corredor" es porque el deporte del running puede ocasionar un desgaste de esta parte del cuerpo y que produzca afecciones como, por ejemplo, una lesión por la sobrecarga y que impida que pueda doblarse con normalidad produciendo fuertes dolores y molestias.

Hablamos de esta lesión cuando la rótula se desplaza en la hendidura del fémur. Una persona sana tiene la rótula descansando sobre el fémur y se va desplazando arriba y abajo cuando caminamos o usamos esta articulación pero, el corredor, puede padecer de un desplazamiento haciendo que la rótula esté fuera de lugar y, por tanto, que el cartílago termine desgastándose o que el surco llegue a irritarse provocando fuertes molestias.

 Causas de la rodilla del corredor

Uno de los motivos más frecuentes de que un corredor padezca esta situación es que no use el material correcto para realizar el entrenamiento y que, por tanto, no amortigüe correctamente el impacto haciendo que la presión se ejerza en mayor medida en la rótula, los pies, las articulaciones, etcétera. Esta, de hecho, es la causa más común de esta situación peor no la única: correr en superficies duras como el asfalto también puede producir esta situación, usar un calzado desgastado también reducirá la amortiguación y, por tanto, la rodilla sentirá mucho más la presión de cada zancada.

 Si has aumentado los kilómetros que corres de forma muy brusca también es posible que tus articulaciones no hayan asimilado bien este cambio y, por tanto, sufras estas molestias. Lo mismo puede ocurrir si has aumentado de peso o si has optado por correr con un peso extra (mochila, por ejemplo).

 Tratamiento de la rodilla del corredor

Si te encuentras en esta situación será imprescindible que acudas a un podólogo para que te examine y te indique el mejor modo de tratarte. Debes saber que para poder reducir el dolor deberás guardar reposo durante unos días y, por tanto, dejar de correr y entrenarte para poder bajar la hinchazón; con la voluntad de desinflamar la zona, puedes tomar antiinflamatorios o aplicarte hielo. El médico también puede recomendarte la práctica de unos ejercicios que ayudarán a estirar los músculos y, así, poder aliviar los dolores, relajar la zona y conseguir bajar la inflamación.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que las acepta. Mas informacion en nuestro aviso legal.