Spanish Catalan English

Contactar por e-mail facebook twitter canal youtube

La hiperpronación por insuficiencia del tibial posterior

Miércoles, 21 de OCTUBRE de 2015 18:04
Publícalo en tu red social!

La hiperpronación por insuficiencia del tibial posterior

Todo buen deportista o persona que dedique parte de su tiempo a ejercer una actividad deportiva sabe que debe tener unos hábitos de mantenimiento y prevención para evitar lesiones o molestias indeseadas. Por esto mismo, en Tecnopeu nos ocupamos de asesorarte y ayudarte en todas las cuestiones referentes a tu actividad deportiva y procurar darte los mejores tratamientos. Hoy hablaremos de la hiperpronación por insuficiencia del tibial posterior.

Comenzaremos explicando lo que es una hiperpronación. Conocida frecuentemente como rotación del pie o aplanamiento del mismo. La pronación es el movimiento que hace la articulación subastragalina (ubicada entre el astrágalo y el calcáneo). La pronación hace referencia a un movimiento hacia el interior. Éste empieza por el exterior pero que rápidamente bascula hacia el interior, y lleva el peso del cuerpo sobre el borde interno del pie. El movimiento acaba sobre el dedo gordo del pie de una manera muy marcada

El problema con la pronación es cuando es practicada en exceso. En este caso se utiliza el término hiperpronación. Se puede llegar a convertir en un problema muy común y puede conducir a una serie de lesiones, especialmente en los corredores. El abuso de la pronación puede ser causa de lesiones y dolores en pie y tobillo.

El músculo tibial posterior se basa en un tendón que discurre por detrás del tibial del tobillo y que se ubica en el borde interno de los huesos del pie, más concretamente en el escafoides. Es el encargado de practicar la función de la flexión plantar del pie y la inversión del tobillo. Las lesiones de este tendón originan dolor e incapacidad para caminar. La disfunción del tendón tibial posterior es una patología cuyo origen viene motivado por los cambios en el tendón que limita su capacidad de soportar el arco del pie y el resultado es que el pie esté plano.

Para valorar el estado del tendón hay que hacer una ecografía o resonancia y ver el grado de degeneración que presenta. Es verdad que en lesiones leves sólo con un poco de reposo y sesiones de fisioterapia es ya más que suficiente para recuperar el movimiento del pie. En estos casos, es bastante recurrente el usar una plantilla hecha a la medida del soporte del arco interno del pie. Si el estado del tendón ya es más grave y presenta roturas parciales o insuficiencia es entonces momento de inmovilizarlo durante algunas semanas y combinarlo con rehabilitación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que las acepta. Mas informacion en nuestro aviso legal.