Spanish Catalan English

Contactar por e-mail facebook twitter canal youtube

Cómo debo cuidar de mis pies si voy a esquiar

Lunes, 26 de ENERO de 2015 00:00
Publícalo en tu red social!

Cómo debo cuidar de mis pies si voy a esquiar

Con la llegada del invierno vienen asociados a esta estación la inauguración de la temporada de esquí. Una gran alegría en los muchos aficionados a este deporte que al ver caer los copos de nieve sonríen de satisfacción al imaginarse ya deslizándose por las pistas de esquí a gran velocidad. Pero antes de todo esto es de una vital importancia seguir una serie de consejos útiles para la salud de nuestros pies que nunca se debe olvidar que son la base de nuestro cuerpo y que, en muchas ocasiones, son los grandes olvidados.

Para comenzar decir que uno de los puntos clave a tener en cuenta sería, sin lugar a dudas, las bajas temperaturas a las que se someten los pies durante varias horas y es por ello indicado el llevar calcetines de uso específico (con pocas costuras y ajustables para evitar posibles rozaduras o molestas heridas) para que los protejan.

El uso de plantillas personalizadas que incorporen distintos materiales con alta capacidad de aislamiento puede ser una buena solución. Además una plantilla con una adaptación perfecta y una elasticidad controlada va a contribuir a mejorar el retorno sanguíneo favoreciendo la termorregulación del pie. Es por este motivo que en Tecnopeu ponemos a su disposición toda nuestra experiencia en este campo y poder aportarle la fiabilidad y confianza que nos avalan nuestros clientes.

Añadiremos también realizar una práctica poco habitual como sería la de mantener una adecuada hidratación de los pies y lograr con ello evitar esas molestas rozaduras e incluso evitar posibles lesiones gracias a tener unos pies elásticos y poco rígidos. Existen cremas específicas en el mercado para este tipo de cuidados podológicos y es recomendable hacerlo por la noche, masajeando los pies y dejándolos después que acaben de absorber toda la crema y dándoles respiro y frescor.

No queremos acabar este post sin mencionar un tema que también es protagonista de este deporte y es saber elegir el calzado adecuado. Una bota excesivamente comprimida nos va a impedir disfrutar del esquí por muchos motivos (generará rozaduras, callosidades, limitará la circulación sanguínea en el pie, aumentará la tensión muscular generada en la planta del pie y en la parte posterior de la pierna, etc.). Del mismo modo, una bota que no sujetase correctamente el pie, puede provocar problemas de inestabilidad, ampollas por fricción o incluso rigidez en los pies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que las acepta. Mas informacion en nuestro aviso legal.